La importancia de la concentración en el trabajo

La importancia de la concentración en el trabajo es El enfoque es una competencia muy valorada en el mercado de trabajo. Los profesionales que logran mantener la concentración, son capaces de obtener resultados eficaces. 

El enfoque es una de las competencias más anheladas y valorizadas por el mercado. Los profesionales que logran mantener la concentración en su día a día de trabajo, logran obtener resultados eficaces.

 

Sin embargo, algunas personas sienten dificultad para mantener el foco en sus tareas en el día a día de trabajo.

No es por menos, hay distracciones por todos lados, el móvil que toca o recibe notificaciones, personas entrando en la sala en todo momento o compañeros de trabajo hablando a su alrededor.

 

La concentración es fundamental para lograr alcanzar metas y objetivos en cualquier contexto, ya sea para hacer una dieta, practicar ejercicios físicos, dedicarse a los estudios, mantener la atención en el trabajo, entre otras innumerables situaciones.

 

Deja de pensar en cuántas veces tienes acceso a tus redes sociales mientras estás en el trabajo, o cuántas veces ves tu celular mientras estás hablando con un amigo, por ejemplo? Respondiendo estas preguntas ya es posible evaluar la importancia del foco, sea en la vida personal o profesional.

 

Para Daniel Goleman, psicólogo americano, existen 3 tipos de foco:

 

Foco Interno

 

Este tipo de foco se refiere a la capacidad del ser humano en desconectarse del ambiente externo y así, entender y controlar sus propios sentimientos y emociones y entrar en Flow, o sea, mantener una concentración profunda. Cuando el individuo puede poner ese tipo de enfoque en la práctica, que reduce al mínimo las distracciones externas y capaz de mantener su alto rendimiento y lograr los resultados deseados.

 

Foco Externo

 

En el foco externo, la persona presta atención al ambiente al que está insertada, en las informaciones que el mismo ofrece y en las posibilidades que él pone a disposición. Cuando este enfoque es accionado, el profesional logra trazar estrategias asertivas, desarrollar nuevos proyectos y resolver problemas con mayor facilidad.

 

Foco Empático

 

Este tipo de enfoque se refiere a la atención que la persona da al prójimo, es decir, es la predisposición a escuchar, observar y relacionarse con los demás individuos. Una persona con este tipo de enfoque, es capaz de motivar y potenciar las habilidades y competencias de los compañeros de trabajo, haciendo que los mismos alcancen sus metas y objetivos.

 

Según él, los tres tipos de foco están vinculados; “Quien no puede prestar atención a las propias emociones difícilmente comprenderá los sentimientos de otra persona y mucho menos se sensibilizará con los problemas del mundo”, dice en una entrevista para la revista Época.

 

Una encuesta realizada en Nueva Zelanda con 1037 niños evaluó la tolerancia, frustración, impaciencia y poder de concentración de cada una de ellas.

20 años después, los estudiosos buscaron a estos niños para una evaluación. El estudio concluyó que cuanto mejor la atención y el autocontrol durante la infancia, más exitosamente era el adulto. El autocontrol fue más importante para el éxito que el CI o la renta financiera.

 

La falta de enfoque puede perjudicar y mucho su imagen y rendimiento en el trabajo, por lo que es muy importante tomar actitudes para resolver este problema que afecta a gran parte de los profesionales. Para aprender a conquistar esta habilidad tan importante, preparamos algunos consejos:

 

Puntualidad

 

El primer paso para mantener el foco en el trabajo, es crear el hábito de llegar puntualmente a la empresa. Por lo tanto, el día tiene más ingresos y ser más responsable y comprometida.

 

E-mail

 

Intente no comprobar su correo electrónico personal al principio del horario, empiece a trabajar inmediatamente, realizar algunas actividades por la mañana pueden dejar su día más libre y con menos correría.

 

Prioridades

 

Analice todas las actividades que usted posee en el día y seleccione aquellas de mayor prioridad para ser tomadas primero. Esto genera una mejor gestión de tiempo y entrega de resultados.

 

Concentración

 

Concentrar en sus actividades rutinarias es esencial para no perder el foco. Muchas veces con la rutina diaria y diferentes demandas, solemos aplicar una especie de “piloto automático” que hace que realizamos nuestras tareas sin la debida atención, lo que puede acabar perjudicando nuestro rendimiento. Por eso, concentrarse en lo que está haciendo es fundamental.

 

Tiempo

 

Determine cuánto tiempo usted llevará a realizar una tarea, lo ideal es romperlas en períodos, ya que las actividades muy extensas se vuelven repetitivas y usted puede terminar perdiendo el foco.

 

Música

 

Algunas personas consiguen trabajar oyendo música, ella puede sofocar sonidos exteriores, pero la música con mucha letra no es aconsejable, pues puede distraerse. Pruebe música instrumental, o incluso, coloque el auricular y lo utilice como un tapón, con la música apagada, sólo para sofocar el sonido a su alrededor.

 

Distraciones

 

Para mantener una buena renta, tratar de evitar distracciones como hablar fuera de turno, las redes sociales durante las horas de trabajo, relaciones personales y las largas pausas para el almuerzo.

 

Pausas

 

No siempre es fácil mantener el foco todo el tiempo, esto puede causar desgaste físico y psicológico. Por eso, al concluir una demanda, procure sacar unos minutos para distraerse, tomar un café y relajarse, pero es bueno estar atento para no extrapolar demasiado.

 

¿Te gustó nuestros consejos para mantener el foco en el trabajo? ¿Tienes alguna otra? Comente y comparta el contenido en las redes sociales.

Categories : PRODUCTIVIDAD
Tags :