Consejos para trabajar bajo presión

Aprende a lidiar con todos los problemas de trabajo bajo presión

Hay ciertas situaciones que las personas viven que pueden recibir el nombre de dificultades. Una relación complicada en el trabajo, aquel familiar que nos mago y trata mal, un momento que nos coloca frente a frente con nuestros mayores miedos. Para muchos, éstas son algunas de las situaciones que reciben el nombre de dificultad. Pero para aquellos que logran mantener una mirada más optimista y positiva ante estas situaciones, las dificultades se vuelven oportunidades.

Resultado de imagen para Consejos para trabajar bajo presión

Ver las oportunidades en situaciones difíciles es una manera eficaz de lidiar con el dolor que estas situaciones nos provocan. Además, tener esta experiencia con los desafíos nos trae algo importante para nuestro crecimiento personal: la sabiduría para trabajar bajo presión. Hay un dicho popular que dice “mar tranquilo nunca hizo buen marinero”. Es increíble como una pequeña frase como ésta puede contener tanta verdad. Observe su vuelta y vea cómo la presión mueve las cosas.

 

Ella forma parte de nuestra vida. Hay una gran verdad sobre la presión: o usted la usa para moverse o ella te aplastará Quien tiene visión, experiencia y madurez sabe usar el “mar turbulento” para perfeccionar sus habilidades y convertirse en un buen “marinero”. Los ciclistas acostumbran a jugar que son las grandes subidas que separan a los “hombres” de los “niños”. Al final, son en las subidas que los ciclistas necesitan ejercer mayores presiones sobre los pedales y así, locombrar la bicicleta. Y es durante la subida que los mejores ciclistas se destacan de los demás. Pero, ¿cómo trabajar bajo presión?

 

Porque es importante tratar con la presión del día a día

 

Usted debe estar ahí pensando: “¿Zé, porque es importante aprender a lidiar con la presión?”. Voy a mostrar para usted 3 buenas razones para que usted perciba la importancia de este proceso:

 

1- La presión es una oportunidad para el desarrollo

 

Así como los músculos se desarrollan bajo presión – un principio básico de la musculación -, en el día a día, ella nos hace más fuerte y más preparado. Por lo tanto, encare la presión como una oportunidad para desarrollarse tanto emocional como profesionalmente.

 

2- La presión y el autoconocimiento

 

Las situaciones en que tienen mayor presión nos proporcionan la quiebra de nuestra zona de confort. La quiebra de la zona de confort nos da la oportunidad de conocer más sobre nosotros mismos. La presión hace que vivamos situaciones diferentes y desafiantes. La presión es una importante aliada en el proceso de auto-conocimiento. Disfrute de su propio beneficio.

 

3- Es un momento para probar su valor

 

No se cobra de quien no tiene capacidad. No se pide que un pie de maracuyá dé uvas, pues es simplemente locura! Si hay presión, es porque usted es capaz de usarla a su favor. ¡No se olvide que la presión tiene el poder de llevarte más alto! Por eso, saber trabajar bajo ella es fundamental para una carrera exitosa. Dos consejos son de suma importancia para aquellos que trabajan en la presión: ser organizado y mantener la calma. Pero no confunda calma con morosidad o lentitud. Calma es tener serenidad de ánimo, o sea, no desesperarse.

 

Consejos para manejar la presión del día a día

 

Ahora que ya conoces los motivos para hacer de la presión una aliada, echa un vistazo a algunos consejos poderosos para que puedas manejar la presión de manera positiva y eficaz.

 

1- Cuida tu lenguaje corporal

 

El cuerpo habla, con toda certeza. Tira un tiempo de tu día para notar cómo tu cuerpo reacciona ante una presión. Las personas que están nerviosas y bajo presión suelen cruzar los brazos y evitar el contacto visual. Estas pueden ser palabras de un cuerpo que está cansado o bastante presionado. Si este es su caso, busque actividades que puedan contribuir con el alivio de esta presión. Busque alguna actividad placentera. Este puede ser una buena oportunidad para descubrir nuevos placeres. Aquel yoga que usted se ha negado a hacer puede ser importante en este momento. O aquel momento para correr por la mañana. ¡Se permita vivir algo nuevo!

 

2- Ser proactivo y creer en su potencial

 

La proactividad es reflejo de su auto-confianza. Cuando usted cree que será capaz de enfrentarse a los desafíos, usted toma actitudes poderosas y verdaderas. Por lo tanto, ante una situación en que la presión esté presente, sea proactivo. Confía en tus habilidades, anticipa los riesgos y ve directamente al punto cuando sea resolver algo.

 

3 – Relajación hace bien

 

Vivir momentos de relajación y humor son importantes para lidiar con las presiones del día a día. Los momentos relajados renuevan nuestras fuerzas y mejoran nuestro astral, contribuyendo a que estemos más abiertos y atentos con los factores positivos que la presión nos puede proporcionar. Además, momentos de relajación traen una sensación de ligereza que te ayuda a trabajar de forma más productiva. No dejes de salir para encontrar con los amigos, ver a los familiares queridos o ver alguna película de comedia.

 

Ahora dime, querida persona: ¿cómo manejas las presiones del día a día? Utilice el espacio abajo para contarnos su experiencia y su opinión sobre el tema. Si este contenido te ha ayudado de forma positiva, corta y comparte en tus redes sociales.

Categories : coaching
Tags :