Coaching para Abogados en constante superacion

Los profesionales del derecho pueden beneficiarse con el coaching.

El Coaching para profesionales de derecho está destinado a dos áreas jurídicas, a estudiantes y profesionales. La primera, se refiere al desarrollo de estudiantes universitarios y personas que desean prestar concurso público o el examen de la Orden de los Abogados de Brasil – OAB. El proceso tiene como foco, potenciar el rendimiento del individuo, aumentar su motivación, haciendo que el mismo alcance su objetivo y encuentre su misión en el medio jurídico.

En el área profesional, la metodología tiene como objetivo aliar el conocimiento técnico adquirido en la facultad, con técnicas que proporcionarán a la persona, identificación de nuevas habilidades y puntos de mejora, desarrollo profesional, además de perfeccionar y mejorar su relación con el cliente.

Beneficios del Coaching para Profesionales del Derecho

El área jurídica exige una serie de capacidades para que la persona sea un profesional de éxito. En este sentido, el Coaching jurídico trae beneficios como:

  • Desarrollo de la comunicación, así como persuasión, argumentación y oratoria;
  • Eliminación de comportamientos que obstaculizan el progreso de la carrera;
  • Obtención de nuevos clientes;
  • Expansión de la conciencia, que permite un mejor uso de los talentos;
  • Aumento de la productividad y consecuentemente de la rentabilidad;
  • Construcción de la visión de futuro;
  • Optimización del tiempo;
  • Equilibrio entre la vida personal y la vida profesional;
  • Gestión del estrés;
  • Planificación y gestión de la carrera y sus posibles transiciones.
  • Consejos de coaching para abogados

El profesional del área jurídica puede beneficiarse de los procesos y herramientas del Coaching Jurídico, tanto para mejorar su desempeño práctico y para aprovechar su negocio, a través de la potenciación de sus capacidades y habilidades. Podemos decir que el trabajo de tal profesional es esencialmente de comunicación. La forma con la que transmite sus ideas y la línea de raciocinio construido son decisivas para su éxito. Además, hay que autovalorizarse y tener un gran poder de autogestión.

El abogado lidera con conflictos todos los días, ¿qué pasa si se desea desequilibrar? Este profesional está siempre en algún tipo de “batalla”, y necesita ganar! Estos y otros puntos son fácilmente tratados por la metodología de Coaching Jurídico, pues es un proceso continuo de autodesarrollo personal y profesional. Conozca algunos de ellos:

Plan de Metas y Objetivos

Para iniciar el proceso, el profesional del derecho debe analizar e identificar cuáles son sus prioridades y los puntos que desea trabajar, y así definir sus metas y objetivos. Al trabajar sobre la base de este plan, el profesional garantiza una mayor productividad, alineación de expectativa y alto rendimiento.

Plano de carrera

Establecer un plan de carrera garantiza que el profesional del derecho trabaje en el cumplimiento de sus metas y objetivos, encare con coraje sus responsabilidades y posibles desafíos y así, crezca en su carrera y alcance promociones y cargos de nivel jerárquico elevado.

Hacer preguntas

Saber hacer la pregunta correcta en el momento adecuado, lleva a quien responde, a acceder al más íntimo de los pensamientos y traer a la luz lo que es relevante saber. Conducir una secuencia de preguntas poderosas es la esencia del proceso de Coaching. Un abogado que tenga tal habilidad será capaz de ampliar su campo de visión de una situación y por consiguiente, mejorar su línea de raciocinio, dejándola más completa, creando argumentos mejor estructurados.

Gestión Emocional

Los profesionales del derecho se someten a situaciones de conflicto todos los días y en varios niveles. Por eso, es importante mantenerse equilibrado, imparcial y principalmente no dejar que la negatividad tome cuenta de su estado emocional. ¿Imagínese si un profesional como éste se sintió deprimido, airado, vengativo, entre otros sentimientos negativos, y todos por influencia de las situaciones de otras personas? ¿Cuánto tiempo sería eficiente? ¿O peor, cuánto tiempo ese profesional conseguía mantener buena salud?

Durante el entrenamiento en el entrenamiento, se presentan las técnicas y métodos para gestionar y equilibrar el estado emocional, el lado “uno mismo” profesional, como el auto – conocimiento, auto – control, e identificar los puntos fuertes y débiles, lo que limita las creencias, comprender los sentimientos de forma inconstante y negativos se manifiestan y eliminan, elevan la autoconfianza y autoestima, amplían la capacidad de comunicación y negociación.

Rueda de la Abundancia

Esta es una poderosa herramienta que busca la aceleración de resultados tanto personales como profesionales. Significa la conjugación de 4 verbos: Declarar, Solicitar, Actuar, y Agradecer. Los profesionales del derecho pueden hacer uso de esta herramienta para maximizar sus desempeños, alcanzar sus objetivos y resultados deseados. Sólo tienes que hacer girar la rueda de la abundancia. Es decir, es un ejercicio de DECLARAR lo que se quiere y necesita alcanzar, SOLICITAR, planear, entendiendo que aquello es merecido, AGIR en busca de los objetivos trazados, con foco y acción, y AGRADECER siempre los resultados alcanzados.

Administración del tiempo

A través de preguntas poderosas, el Coach logra que el profesional del derecho identifique las situaciones que ven obstaculizando su gestión del tiempo y consecuentemente, su carrera y el alcance de sus objetivos y así, reorganize su agenda, identificando qué actividades son realmente importantes en su rutina de trabajo.

Gestión del estrés

El profesional del derecho debe identificar los factores que alteran su nivel de estrés, provocan ansiedad e interfieren negativamente en su rutina, ya sea de estudio o de trabajo. En esta forma él será capaz de manejar su nivel de estrés y aumentar su productividad.

Si analizamos bien, el trabajo de un abogado y del Coach, tiene mucho en común. Podemos citar, por ejemplo, los Principios absolutos del Coaching:

Suspender todo tipo de juicio

Coach y abogado deben comprender y respetar la visión del cliente, además de mantener imparcialidad ante la situación presentada por el mismo, adquiriendo así una visión más clara de la situación en cuestión. Esto permite que tanto el Coach, como el profesional del derecho, puedan ayudar a su cliente en cuanto a la resolución de su problema.

Foco en el Futuro (Estado Deseado)

El abogado quiere a su cliente inocente, libre o con la menor penalización posible. Este es el estado deseado por él a su cliente y el Coach también busca auxiliar a su Coachee para llegar a un estado deseado y positivo. En este sentido, es fundamental que Coach y abogado ayuden al cliente a entender cuál es su estado actual y qué necesita hacer para llegar al estado deseado.

Acción (Tareas)

El Coach realiza un acuerdo con el Coachee para que él cumpla tareas y acciones para alcanzar su objetivo; el abogado, junto a su cliente, realiza una secuencia de acciones que provienen de su inocencia. La acción lleva a la persona a la transformación y el cambio de vida.

Confidencialidad y Ética

Todo lo que se trata en una sesión de Coach, allí se mantiene. En la relación entre Coach y Coachee debe existir la plena confianza y compromiso, así como en la relación entre abogado y cliente. Todo lo que se aborda en una sesión de Coaching o en una conversación jurídica pertenece sólo al cliente.

Teniendo esto claro, nada más natural que entender que el Coaching y sus herramientas serán aliados del buen profesional del derecho. De este modo, la formación en Coaching es una excelente opción para los profesionales que buscan despertar su potencial máximo y producir resultados más satisfactorios en su carrera.

¿Te gustó el texto? ¡Deja tu comentario y comparte el artículo en tus redes sociales!

Categories : SUPERACION
Tags :